Google+

EL DÍA DE LA MARMOTA



La Selva de Oza, en el pirineo aragonés, es uno de esos lugares especiales donde se desarrolló parte de mi infancia. Otro año más, en la época estival, vuelvo a desandar los pasos de mis recuerdos en un espacio natural que afortunadamente se congeló para al disfrute de todos.

Reconozco la carretera con el temible paso del infierno, el río de la montaña que sigue discurriendo entre pozas de aguas frías y cristalinas; las marmotas tomando el sol aprovechando el final del verano o el vuelo del quebrantahuesos, señor indiscutible de los cielos del Pirineo, que recorre las cumbres recortadas con su bella y esbelta silueta.

Y que mejor lugar para encontrase con aquellos amigos con los que compartí momentos importantes de la vida; ya tres generaciones que año tras año nos reunimos para disfrutar de la amistad. Una amistad inquebrantable que bebe de la serenidad del inexorable paso del tiempo.

LA HORA DEL BIBERÓN



Unos furtivos en busca de pieles para la venta ilegal matan a la mamá de este pequeño tigrillo (ocelote) en la Amazonía Peruana. El joven felino es vendido junto a su hermano en un mercado de una población de colonos.

Un indígena Yagua que ha bajado de su poblado convence al vendedor que se lo cambie por pesca y artesanía. El vendedor sabe que el tigrillo puede ser un problema si lo descubre la policía así que acepta después de vender el primero.

En ese momento el hermoso felino pasa a ser uno más en la familia de nuestro amigo y aunque ya no podrá ser libre por lo menos no será sacrificado por su codiciada piel.

PLAYA DE LANGRE, MEDIA LUNA EN LA TIERRA


La primera vez que vi la playa de Langre fue desde el aire. Un trabajo fotográfico sobre la accidentada costa me mostraba los secretos mejor guardados. 

A doscientos metros de altura, sentado en el frágil ultraligero, me quedaba maravillado con la belleza de un arenal del municipio de Ribamontán al Mar en Cantabria. La campiña de un verde explosivo quedaba recortada en unos acantilados en forma de media luna. Y el mar cristalino se teñía de arena, de roca, de verdes y azules.

Después de aquella maravillosa experiencia regresé a esta media luna pero esta vez desde la tierra.

PLAYAS SALVAJES DE CANTABRIA - SONABIA


Nos encontramos sin lugar a dudas con una de las playas más singulares de la costa cantábrica  a solo 10 minutos de Castro urdiales. La calidad del agua, sus dunas trepadoras, el manantial que brota en el arenal y las vistas de la abrupta costa son algunos de los motivos para conocer esta auténtica joya. 

Enclavada en un espacio natural sobresaliente como es la montaña de Candina, debemos tener más cuidado si cabe con el entorno. La única colonia española de buitre leonado en acantilados marinos se encuentra aquí, así que seamos respetuosos con la naturaleza para que la podamos disfrutar.

RESERVA NACIONAL PARACAS, ISLAS BALLESTAS, PISCO, PERÚ



Los restos de una comunidad indígena muy desarrollada, los Paracas, se resisten a desaparecer en una tierra arrasada por el sol y los vientos terrales. Gigantes representaciones como el Candelabro marcan lugares enigmáticos. Momias con cráneos ovalados parecen sacadas de películas de extraterrestres.

Aquí se grabaron los últimos minutos del Planeta de los Simios donde la Estatua de La Libertad aparecía semienterrada en una costa desértica. El hombre se había extinguido en la Tierra.

Pero no nos confundamos, aquí hay mucha vida. Las aves y los mamíferos marinos desde hace siglos han conquistado este mar gracias a uno de los bancos pesqueros más ricos del planeta. Me puedo imaginar cómo sería ese primer día sin seres humanos.